Sobre el comportamiento en internet / Esponjitas de mandarina

Este es un mundo difícil. Podríamos creer que atravesamos días especialmente raros. Pero no es algo de aquí ni algo de ahora, se sabe. A lo largo de la historia se masacraron personas por cuestiones políticas, religiosas, étnicas, territoriales. Se exterminaron civilizaciones enteras. Pestes mermaron a la mayor parte de la población mundial. Y aquí estamos. Lo nuevo es que ahora hay internet para decir cómo nos sentimos.

En un foro de madres se arma una reyerta entre las que usan pañales descartables y las que eligen de tela. Vuelan a uno y otro lado como misiles los golpes bajos. Estos incluyen, como es de esperar, comentarios eco-friendly: “¡le estás enseñando a tu hijo a contaminar el planeta!” e innecesarias fotos de cacas de bebés: “¡te la regalo lavar esto!”.

Tenemos un caudal de información a nuestra disposición que por momentos se vuelve inmanejable. A esto se suma una caterva de opiniones, más o menos extremas. Pero quienes eligen no entrar en la confrontación también caen en la volteada, sobre todo cuando se habla de política.

Alguien en Facebook hace una crítica acerca de la gente que se abstiene de opinar o la que declara no estar a favor de este ni de aquél. “El mundo no es para los tibios”, concluye. Viéndolo de otro modo ¿en qué momento la templanza empezó a ser algo tan malo? Tal vez no resuelva nada, es verdad, ¿pero por qué no pensar que calmarnos podría ser un buen comienzo? No lo descartaría como opción.

Otra persona por enésima vez cita a Bertolt Brecht cuando habla del “analfabeto político” para aguijonear al que no ha tomado partido por un bando ni por otro.

El peor analfabeto
es el analfabeto político.
Él no oye, no habla
ni participa en los acontecimientos políticos.
No sabe que el costo de la vida,
el precio de los frijoles, del pescado,
de la harina, del alquiler, del calzado
y de las medicinas
dependen de las decisiones políticas.
El analfabeto político es tan animal
que se enorgullece e hincha el pecho
al decir que odia la política.
No sabe el imbécil que
de su ignorancia política proviene
la prostituta, el menor abandonado,
el asaltador, y el peor de los bandidos,
que es el político aprovechador,
embaucador y corrompido,
lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

♪♫ Die Moritat von Mackie – Bertolt Brecht

Digo esto con el máximo de los respetos. Antes de volver por quincuagésima vez a salir con eso del analfabeto político para insultar a quien simplemente no tiene ganas de discutir con ustedes, recomiendo que lean acerca de Brecht y lo que se llamó distanciamiento brechtiano.

Bertolt Brecht fue uno de los dramaturgos más importantes del siglo XX. Mentor del teatro épico, denunció los horrores del nazismo, sus obras tienen un fuerte compromiso político y social. El distanciamiento o Verfremdungseffekt es el efecto de quitar subjetividad y sentimentalismo al discurso, procurando que el espectador no olvide que lo que está viendo es ficción. Que no se compenetre emotivamente, sino que en todo momento mantenga su sentido crítico y reflexione con la mayor objetividad posible. En la obra hay buenos y malos, pero el estilo del teatro épico es volver una y otra vez al espectador a su silla: esto es una obra de teatro, somos actores, estamos trabajando.

Lo que dice Brecht con su teoría del teatro épico es que si existe una identificación del público con el personaje, si el espectador hace catarsis, entonces saldrá del teatro y no hará nada por cambiar esa realidad. Ya habrá hecho su descarga a través de los personajes, desde la comodidad de su asiento ¿a qué les suena?

brecht-1

Lo opuesto al distanciamiento es la catarsis, acuñada por Aristóteles en su obra La Poética y es algo propio de la tragedia. El público llora, sufre y se indigna a través del héroe, luego termina la obra, sale del teatro y se va a su casa bien liviano. Un poco parecido a la pantomima sentimentaloide que encarnan los medios y que es sostenida por el amor/odio de la audiencia. Estemos a favor o en contra, hayamos asistido al acto o lo hayamos visto desde nuestras casas, el espacio escénico y el del público están diferenciados. No tenemos lugar en el escenario. Todo lo que hacemos, creyendo que estamos haciendo algo, no es más que comentar la obra con otros, les haya gustado la función o no.

La catarsis es un fenómeno de internet, porque de pronto podemos usarlo de vertedero para nuestras frustraciones y nuestros peores sentimientos. Internet incluso acorta la distancia con el sujeto de nuestro juicio. Opinamos sobre alguna figura de algún modo somos conscientes (o no) de que es probable que esa persona pueda llegar a recibir nuestros comentarios. Keith Emerson, de Emerson Lake and Palmer se suicidó en marzo de este año luego de atravesar una profunda depresión. Según su novia, afrontaba problemas de salud y una dolencia en su brazo y su mano que le dificultaba tocar. No tocar a la perfección, sumado a los comentarios y las críticas en las redes sociales, empeoraron su condición.

Como contrapartida, en todas partes y en todo momento, hay cientos de miles de usuarios compartiendo conocimientos e intercambiando material e información de forma desinteresada.

Para concluir, recordé una expresión de mediados de los ‘90s, surgida junto al fenómeno de internet: la “Netiquette”. Un compendio de normas para la buena convivencia para los usuarios:

  • Regla 1: Nunca olvide que la persona que lee el mensaje es otro ser humano con sentimientos que pueden ser lastimados.
  • Regla 2: Adhiérase a los mismos estándares de comportamiento en línea que usted sigue en la vida real.
  • Regla 3: Escribir todo en mayúsculas se considera como gritar y, además, dificulta la lectura.
  • Regla 4: Respete el tiempo y el ancho de banda de otras personas.
  • Regla 5: Muestre el lado bueno de sí mismo mientras se mantenga en línea.
  • Regla 6: Comparta sus conocimientos con la comunidad.
  • Regla 7: Ayude a mantener los debates en un ambiente sano y educativo.
  • Regla 8: Respete la privacidad de terceras personas.
  • Regla 9: No abuse de su poder o de las ventajas que pueda usted tener.
  • Regla 10: Excuse los errores de otros. Comprende los errores de los demás igual que esperas que los demás comprendan los tuyos.

Esto fue escrito hace 21 años. No es tarde para retomar ¿o sí?

Les dejo algo dulce para contrarrestar:

 

Esponjitas de mandarina

Esta receta es sin TACC. La harina de arroz le da una textura que me encanta y me recuerda a los dulces japoneses. Uso mucho esta harina, pero la principal razón por la que comencé a consumirla fueron los comentarios que leí en internet acerca de sus propiedades. No como alimento, sino para emplearla como ingrediente en mascarillas faciales. ¡Y la verdad es que funciona!

Para media docena:

  • Una mandarina y el jugo de otra mandarina
  • Dos huevos
  • Tres cucharadas colmadas de azúcar mascabo
  • Dos cucharadas de aceite
  • Una taza de harina de arroz
  • Una cucharadita de polvo de hornear
  • Azúcar impalpable a gusto para el glaseado (opcional)

 

Licué la mandarina en trozos con todo y cáscara. Sólo hay que retirar las semillas, mi mandarina por fortuna no las tenía. Mezclé ese puré con el jugo, cuidando reservarme un par de cucharadas para más tarde. Batí los huevos con el azúcar hasta que tomaron un color pálido y mezclé con el aceite y la pulpa de mandarinas. Luego añado la harina con la cucharada de polvo de hornear y mezclo. Reparto la preparación en moldes para muffins y llevo a horno medio por media hora hasta que estén dorados.

Para el glaseado de mandarinas, en un bowl coloco el azúcar impalpable y mezclo de a poco con gotas de jugo que tenía reservado. Debe quedar una pasta espesa. Al retirar las esponjitas del horno pinto la parte superior con el glaseado y lo dejo secar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s