Crumble tibio de hongos

Hace tiempo una amiga me pasó la receta de un crumble con peras y manzanas. Para quienes no lo conocen, es un postre parecido a un pastel pero sin masa abajo. Lleva por encima una capa crocante de harina y manteca y es algo hermosamente desprolijo para servir y para comer. Se sirve con cuchara y es ideal para acompañarlo con helado.

♪♫ La Chanson de Prévert – Serge Gainsbourg ♪♫

Se me ocurrió esta versión salada para un gran almuerzo, que en mi caso fue en el piso con mi hijo, entrada la tarde, después de una agotadora jornada de fotos. Nada más sentador en estos días otoñales que este crumble tibio de hongos y cebollas, dan ganas de comerlo directo de la fuente.

Crumble1_lowres

Crumble de hongos 

Para 4 porciones

 

Para el relleno

200 gr de champignones

200 gr de hongos portobello

25 gr de hongos secos de pino

2 cebollas moradas

Media taza de vino (blanco o tinto, el que gusten, es opcional)

Una cucharada de fécula de maíz

Sal

Aceite de oliva

Pimienta negra molida

 

Para la cubierta

Una taza de avena

Una taza de harina integral

Media taza de queso parmesano rallado

100 gr de manteca

 

Poner a remojar los hongos de pino. Se pueden remojar en agua, en el vino o en té. Remojarlos 20 minutos mínimo. Cortar en cubos la cebolla y saltearla en el aceite de oliva, retirar. Saltear los hongos en láminas a fuego fuerte. Moverlos poco para dejarlos dorar. Luego añadir la cebolla y la sal para que los ingredientes liberen líquido. Echar el vino y los hongos de pino y cocinar hasta que evapore el alcohol, los hongos absorban el vino, los sabores se asienten. No debe quedar sobrenadando en líquido como una salsa, pero no debe estar seco. Espolvorear la fécula sin dejar de revolver hasta que espese. Finalizar con la pimienta.

Aparte, mezclar la avena, la harina y el queso rallado. Mezclar con la manteca fría deshaciéndola con los dedos, hasta que quede una preparación granulada, como migas o grumos.

En una fuente para horno, verter la preparación de los hongos y desparramar encima la cubierta de avena. Llevar al horno hasta que dore la superficie. Se puede preparar también en cazuelas o cuencos individuales.Yo lo comí tibio porque se me enfrió y descubrí que es en efecto la mejor forma de comerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s