El Verano Alemán / Ensalada de Cous Cous “All’Uso Nostro”

el

El verano alemán me ha sorprendido. Llegamos en un casi mayo helado y poco después vinieron días sofocantes de 32°C. El porteño que lee esto ahora mismo levanta la ceja y piensa “eso no es nada”. Y se preguntará quizás si he perdido la memoria o si me falló el termostato caminando por el cemento ardido en nuestros eneros de 42°C. Dónde estuve mientras el resto se sofocaba, hacinados en el subte, “robando” minutos de aire acondicionado en el 24 hs de una estación de servicio, maldiciendo en los consabidos apagones.

♪♫ PARADE GROUND – “Moans”♪♫

Los días de calor han sido pocos en proporción, pero difíciles de tolerar. Será algún factor que desconozco del tipo altura o presión. Y es que además en las casas no suele haber ventiladores ni mucho menos acondicionadores de aire. Tampoco en las tiendas ni en los supermercados. La cerveza alemana es muy buena pero no la toman fría. Ellos creen que sí, si uno les pregunta por qué no enfrían las bebidas te dicen “¡pero claro que tomamos las bebidas frías!”. Pero yo, desde acá, les digo que no. No amigos, lo siento, pero esa cerveza está tibia. Lo mismo el agua y los refrescos. Y también eso que tanto les gusta y que debe ser casi, tácitamente al menos, la bebida nacional alemana. Sí, me refiero al AGUA CON GAS. Soda, para nosotros. Es tan común el agua con gas y les gusta tanto, que si pido agua en un bar o restaurant necesito aclarar “ohne kohlensäure”, porque habitualmente, “por default” digamos, te dan de la otra.

También es muy popular el wassersprudler, un aparatejo para ponerle gas al agua o a lo que quieras gasificar. Una chica que conocemos nos contó que estaba muy feliz con su nueva adquisición, ya que vive en un sexto piso de un edificio, como la mayoría, sin ascensor y de ese modo podría hacer su propia soda con el agua del grifo sin tener que subir cargando las botellas desde el supermercado.

En Alemania hay mucha inmigración, la comunidad turca es probablemente la más importante. Y sin duda lo que se come todos los días y lo que se compra en el mercado tiene una enorme influencia. Me gusta muchísimo esa mezcla, cuando las fronteras se empiezan a diluir y los aromas y sabores se combinan. Me voy un poco por las ramas con esto, pero el otro día fuimos a un recital en un pueblo cercano. Volviendo de noche el tren se averió y decidimos compartir un taxi – camioneta con otras personas que estaban en la misma situación que nosotros, ya que algunos teníamos cochecito de bebé, otro estaba en bicicleta y de ese modo sería más económico para todos. El de la bicicleta era alemán, había una familia compuesta por una mujer que por su acento me pareció que provenía de Bolivia, su marido era italiano, sus hijas probablemente habían nacido aquí. El taxista parecía ser turco. De pronto en esa cabina estábamos entre todos poniéndonos de acuerdo y hablando cuatro idiomas diferentes.

A mí me pone muy feliz poder encontrarme en la diversidad y aportarle de mí. Me hace sentir que el mundo es mi hogar.

Y un poco de esto hay en la receta que les propongo hoy. Se come mucho por aquí la ensalada de cous cous y a mí me gusta mucho. Es perfecta para un almuerzo rápido. De todas las veces que he visto hacerla, elegí la variación de ingredientes que más me gusta. Por supuesto, ustedes podrán apropiársela y hacer la suya propia. Con lo que tengan, con lo que elijan, con lo que sueñen. Si no tienen cous cous pueden usar trigo burgol, arroz integral, pasta fría, pueden veganizar la receta si son veganos, pueden poner más de esto, menos de aquello. Las cantidades son al gusto, con una taza grande de cous cous seco más los ingredientes pueden preparar más o menos cuatro porciones. Recomiendo hacer en cantidad y guardar para otro día, también preparar con unas horas o incluso un día de anticipación, porque el sabor mejora mucho.

La salsa para acompañar es opcional, si no consiguen crema agria pueden hacerla mezclando crema de leche con un poco de limón y vinagre, usar yogur natural o simplemente mezclar mitad crema mitad yogur.
couscous004

Cous Cous “All’Uso Nostro”

1 taza de Cous Cous (seco)

1 latita de extracto de tomates

Aceite de oliva (a gusto)

Paprika

Ajo en polvo

Sal marina

Pimienta negra molida

Pepino fresco

Tomatitos cherry o tomate cortado en cubos

Queso feta (o el queso que prefieran)

Pasas de uva rubias

2 cebollas de verdeo

 

Para la salsa

1 pote de crema agria

Un chorrito de aceite de oliva

Sal

Pimienta negra molida

 

Preparar el cous cous es tan sencillo como verterlo en un recipiente y echar agua hirviendo hasta cubrirlo, el nivel de agua debe superarlo más o menos por un centímetro. Dejar reposar 5 minutos.

Mientras tanto, cortar en cubitos el pepino y el queso, los tomates cherry en mitades, picar la cebolla. Separar los granitos del cous cous con un tenedor. Agregar un chorro de aceite de oliva, el extracto de tomate y condimentar con sal, pimienta, paprika y ajo en polvo. Mezclar muy bien hasta que el cous cous quede de un color rojizo parejo. Agregar el pepino, el tomate, el queso, las pasas y la cebolla de verdeo. Llevar al frío.

Servir y acompañar con la crema agria sazonada.

 

Y ustedes ¿cómo prepararían este cous cous?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s